Prensa

Habla hoy. El hombre de la calle.


02/10/1963


—Si se derriba el Bar Flor, ¿qué pondrán allí?
 —Con todos los respetos, usted ha enfocado mal la pregunta, señor.
Fue Nueva España, hace unas semanas, quien dio la primera noticia sobre este caso, sin concretarlo. No se trata de derribo alguno. En realidad, hay gestiones, muy avanzadas, para el traspaso de ese local. Unos amos dirían adiós, no sin nostalgia. Es toda una vida dedicada a la industria. Otros, darían la bienvenida, el saludo más cordial. Todo, sin cambiar de nombre. Todo, sin cambiar de idea. Mutación en la forma, pero no en el fondo.
El Flor tiene mucha solera, dentro y fuera de la capital para hacerle desaparecer. Además, insistimos, aun cuando las conversaciones van muy adelantadas, después de un concienzudo examen, no se ha dado la última palabra.
—Es que yo, y perdone, he oído otra versión…
—Posiblemente
—Incluso me habían asegurado que las obras de derribo...
—Reforma, amigo, Obras de reforma.
—Bueno. ¿Van a comenzar dentro de esta primera quincena?
—Con toda seguridad, no. Mucho se ha avanzado, pero la fruta todavía no está madura. Piense usted que quien lo ha de decidir es la Excelentísima Diputación, propietaria del inmueble.

Fuente