Prensa

Huesca resulta agraciada con 750.000 pesetas


22/12/1929


Tan  pronto como se supo en esta  capital que el primer premio  de la Lotería de ayer, premiado  con quince millones de pesetas  había correspondido al número  53.453 -capicúa americano-  comenzó  a circular la noticia  de que un vigésimo de este  número lo había adquirido en  Zaragoza el encargado del garaje  de las Oficinas del pantano  de Belsué, Pedro Callao Ferrer.

Esta  noticia causó gran alegría,  pues pronto llegó  a oídos de  los afortunados la agradable  nueva. Estos,  juntos con amigos  y conocidos,  se congregaron en el  bar Oscense, lugar en donde estaba  nuestra pizarra,  y prorrumpieron  en exclamaciones de  contento  y alborozo al ver realidad  lo que momentos antes  era una ligera ilusión.

El  poseedor del vigésimo 53.453

A  las tres de la tarde comenzaron   a llegar al bar Flor los individuos  que llevaban participaciones  en el «gordo”. Pocos  momentos después llegó  Pedro Callao Ferrer, siendo acogida  su presencia con grandes  muestras de regocijo  y entusiasmo.

Este  joven, que cuenta 22 años  de edad, es un muchacho simpático   y modesto, que aunque  algo emocionado, apenas si  daba muestras de su alegría.

La  primera noticia se la comunicó  el empleado de los Riegos  del Alto Aragón señor Fernández,  que apenas si le dio crédito,  pero poco después tuvo que  convencerse, al serle comunicada  nuevamente por el contable  de los Riegos del Alto Aragón  don Pío Barraca, que llevaba  una participación por valor  de dos pesetas con cincuenta   céntimos.

Pedro  Callao hizo un viaje a  Zaragoza en el automóvil de Belsué  con el jefe del Pantano ingeniero  señor Jiménez del Yerro   y con don Alberto Boned  con intención de sacar un vigésimo  de un catorce mil que vieron  al pasar en la Administración  de Loterías de la calle Alfonso,  pero al regresar no pudieron  hacerlo por encontrarse  cerrada aquélla.

Ocho  días después volvió  a Zaragoza  en el mismo automóvil  con el señor Jiménez del Yerro, una hija de este y la señorita de Arnal, y fue a dicha Administración para sacar el susodicho 14 mil, cosa que no pudo hacer, pues tan solo había en la Administración un vigésimo del 53.453, con el cual se quedó.

Repartió entre varios compañeros 44'5o pesetas, reservándose el resto, o sea, 55'50 pesetas.

Este muchacho nos dijo que vive en esta capital, en la calle de San Jorge, número 8, con un hermano y una hermana, a los cuales no les dio participación; sus padres viven con dos hijas en Santa María de la Peña, en donde tiene una carnicería. Mí mayor alegría, nos contestó, será el pajear a mis padres todo cuanto han hecho por mí y por mis hermanos. Añadió que había ofrecido cinco pesetas de participación a los chófers de la Diputación provincial Mariano Marcuello y Matías San Agustín, pero que no la aceptaron. Le preguntamos si ha hecho algún proyecto o si tiene ya pensado en qué destinarlas


Fuente