Prensa

Las cuatro esquinas


28/02/1981


En el plano local las dos noticias más relevante de ayer han sido las difundidas por el Pleno de la Corporación Provincial, referidas directa o indirectamente a la necesidad apremiante de buscar y encontrar un emplazamiento digno y suficiente donde instalar las oficinas de la entidad hasta que el proyecto en marcha de reforma del antiguo palacio provincial sea terminado definitivamente.
La guinda también vinculada a otro edificio en obras que hace referencia al Bar Flor. Por menciones simbolizantes de épocas de la vida local. Si cada tiempo lleva anejas sus costumbres, sus gustos, sus modas y sus formas de entender la vida, aparecen como movidas por una fuerza misteriosa las fórmulas apropiada para intentar satisfacerlas recogiendo las apetencias de las gentes. Más adelante, en el transcurso del tema y con otros paradigmas varían las costumbres, les enfoques de mismos problemas porque la evolución es indeclinable y lo que ayer se estimaba como el sumun y la síntesis de bastantes hábitos, declina hasta desaparecer prácticamente. Otros capítulos brotan y así sucesivamente.
El nuevo centro de la Diputación Provincial era necesario incuestionablemente. ¿Y el nuevo cuándo estará terminado su arreglo?, se preguntaron los curiosos. Interrogante desvelado por el presidente cuando afirmó que por lo menos en cuatro o cinco años se prolongarán las obras hasta su terminación. La empresa, como se ha anunciado y expuesto en multitud de ocasiones, es ardua y laboriosa. Una antigua clínica va a ser su sede en plazo relativamente breve.
Una clínica por la que han desfilado o hemos desfilado multitud de oscenses hasta que un buen día fue clausurada. Las nuevas generaciones no prestarán al episodio elegancia alguna; peroles que somos ya talluditos conservamos en la memoria la fama y relieve de esa antigua clínica, situada precisamente enfrentre de otras en la que vinieron al mundo numerosos altoaragoneses.
Ambas, por esa corriente renovadora impuesta por las corrientes sociales en vigor, desaparecieron para dejar el sitio a entidades públicas. De lo que fueron sólo queda el recuerdo que al extenderse permite revivir facetas, personas, hechos, costumbres de una Huesca ya ceduca.
El adiós hace años se les dio. Ahora solo se impone un cordial saludo a su nueva actividad, fruto de la Diputación Provincial.

Fuente