Prensa

Los hermanos Bello


09/05/2004


Pero no se unía solamente con los mozos que habían prescindido de la ciencia y del arte, sino que en Madrid, cuando era joven, alternaba en el Café Gijón, con Don Julio Caro Baroja y con Eusebio D’Ors; después en Huesca acudía al Bar Flor y al Caserío Aragonés, donde alternaba con Ena, con el jefe del Servicio Nacional de Cereales, señor Laborda y además iba al Aero-Club, donde dialogaba con José Antonio Llanas Almudévar, sobre la Física, la Química, los riegos, la picaresca, el humor y la vida.

Fuente