Prensa

"Me interesan las escaleras como lugar de paso, de transición y de cambio"


05/03/2012


Suele trabajar con fotografías. Ya sea tomadas por ella  misma o recortadas de una revista, le sirven de inspiración para  pintar sus óleos que a través de  formas  cotidianas  impregna  de  una luz particular a cada obra.  Su anterior trabajo versaba principalmente  sobre  puentes,  "lugares de paso, que llevan de un  sitio a otro, que conllevan cambio". En esta ocasión, a la pintora  oscense Begoña Sopena le ocupa "Escaleras", muestra que durante todo el mes de marzo acoge  el Restaurante Flor de Huesca, y  que presenta con idéntico espíritu, "me interesan como elemento de transición".
Cuadros  inspirados  en  escenarios reales de Huesca como la  Librería Anónima. Por ella sube  una deformada escalera de caracol,  como  a punto de fundirse,  de coloridos peldaños rojo, azul,  amarillo y verde. Al fondo, hileras de libros reposan en estanterías curviformes.
La desaparecida tienda de confección  Rodrigo  López  luce  en  otro  de  sus  óleos.  "Cuando  estaban cerrando tenían los maniquís por el suelo e hice una foto,  aunque evité dibujar un mueble  que no me gustaba".  También en personajes históricos como el Papa Inocencio X, revisionado para la ocasión según  lo pintó Velázquez, o del cine, como Marilyn Monroe. Todos ellos  pasados por un filtro personal.
Su anterior muestra, "Segmentación", estudiaba la técnica de  la  fragmentación  de  imágenes,  método que repite en esta ocasión y que le interesa como "juego".  "Me  agrada  esa  forma  de  plantear el cuadro y partirlo en  dos, es un modo de investigar y  dar con nuevas formas. Al mismo  tiempo  facilita  el  modo  de  trabajarlo, el hecho de pintar un  cuadro por piezas que son más  fáciles de manejar que una entera. Además, se puede montar como uno quiera, si una de las dos  partes del cuadro acaba por cansar, se puede retirar y cambiar de  lugar".
Las  calles  del  casco  antiguo  de Huesca, los paisajes naturales del Alto Aragón y el paisaje  urbano de Zaragoza son fuentes de inspiración para sus creaciones. Formas  que  fusiona  entre  sí, elementos urbanos y naturales, como por ejemplo la Puerta  del Carmen con espigas, u otros  como  el  agua  con  ovejas.  "Todas son imágenes que me resultan familiares de una manera u  otra, siempre trato de plasmar en  el lienzo mis gustos, mi personalidad".  Deconstruye  a  Marilyn  Monroe con colores que simulan distintas  formas  poliédricas,  "me  seducía sobre todo su cicatriz en  el costado derecho tras su operación de apendicitis", algo que  repite en "Puente sobre el Isuela", transformado en una forma  cubista,  figurativa.  "Hacer  una  visión tan distinta de la real me  gusta".

Fuente