Prensa

"En Huesca hay todo lo necesario para hacer cosas muy buenas". El cocinero del Restaurante Flor de Huesca cerró ayer un ciclo dedicado al patrimonio alimentario


08/04/2011


El cocinero Rubén Pertusa Azagra, del Restaurante Flor  de Huesca, puso fin ayer al taller  de cocina que ha celebrado durante los tres últimos días en el  Centro Cultural Ibercaja Huesca,  un seminario que sirvió además  para  clausurar  el  ciclo  Nuestro  patrimonio alimentario. La gastronomía y la empresa como motor de desarrollo.
Pertusa, que centró el curso en  la Cocina con productos de temporada a través de platos habituales de El Flor, que tal y como  explicó el cocinero a este periódico,  se  define  por  "hacer  una  cocina que no es totalmente novedosa ni tradicional", sino que  trata de dar "una vuelta más" a  los platos de siempre para presentarlos como nunca.

Así  surgen  elaboraciones  como  los  que  han  podido  elaborar los alumnos del curso estos  días,  entre  ellos,  "unas  patatas  rotas, que son un plato habitual  de El Flor, pero aderezadas con  trufa de la zona de Graus y con  una  salsa  de  foie",  aportando  ese toque novedoso que marcan  actualmente las tendencias, pero sin olvidar la importancia de  los productos cercanos y de temporada.  "Fuera  hay  cosas  muy  buenas, pero dentro de nuestra  Comunidad Autónoma y dentro  de la provincia se puede encontrar todo lo necesario para hacer  cosas muy buenas", apuntó Pertusa, que lamentó que este tipo  de productos no gocen de mayor  reconocimiento.
Con todo, el cocinero se mostró  satisfecho  con  el  desarrollo  del curso, en el que se vio gratamente sorprendido "por el nivel  que traían los alumnos".


Fuente