Prensa

Cuatro restaurantes de Huesca y Zaragoza ofrecen platos de la época. La cocina de los siglos XVI y XVII forma parte de la muestra "Signos"


27/08/1994


"Signos. Arte  y Cultura  en Huesca durante los siglos XVI y XVII. De Forment  a Lastanosa"  muestra las señas de identidad  de las gentes del Alto Aragón. Las obras  expuestas han  sido seleccionadas  por  su valor artístico  y significado cultural  y, en  la medida  de los posible,  se ha pre tendido  que  fueran  piezas  cuya contemplación  suponga un acontecimiento.
La  muestra  permanecerá abierta  al público hasta  el próximo  día  12 de octubre  en las salas de  exposiciones de la Diputación de Huesca, Claustro de la catedral de  la ciudad y en  la sala Valentín Carderera  del Ayuntamiento  de la capital altoaragonesa.
La  exposición recoge  entre sus actividades  paralelas  la oferta  de menús  típicos  de  la  época,  que ofrecerán  dos  restaurantes  de Huesca  y otros dos de Zaragoza.
La  oferta culinaria comprende recetas,  como  el  "Salpicón  de bonito  con almendricos", "Baca lao  Nola"  y "Crema  quedamada con  helado de  limón",  proceden tes  de la obra de los cocineros aragoneses  Juan  de  Altamiras  y Ruperto  de Nola,  que  se ofrecen en el restaurante Flor de Huesca; o  las "Berenjenas espesas",  "Escabeche  de conejos"  y "Fruta  de queso fresco", también de Juan de Nola,  en  "El Laurel"  de Zaragoza.  El  chef  del restaurante  "Las Torres” de Huesca ha optado por la creación propia a partir de pro ductos aragoneses típicos de la época.



Fuente