Prensa

Se fue la Feria


10/12/1930


Empujados por la vida y atraídos por cada pueblo en ferias, los feriantes han levantado el vuelo. El martillo lanzó durante todo el día, ayer, ruidos de despedida. Recogidas las mercancías y desarmados los aparatos, quedan como recuerdo de nostalgia, el armazón de aquéllas y el esqueleto de los carrousseles. Todo embalado, ya rodará hoy hacia otra población.
El barrio de Santo Domingo, silencioso y sin más iluminación que la habitual, parece sumido en congojas de despedida.
Triste y recogido en penumbra de noche invernal, no parecía el mismo.
Aún acudía ayer la juventud al lugar de la feria y le dolía el contraste. Pero por mucho que fuera, más le dolían los oídos a algún vecino, a fuerza de soportar horas y horas, ruidos, voces y musiquillas.
A la gente moza le queda ahora el recurso de los cines y los thés de moda del restaurant Bar Flor. El de hoy promete estar animadísimo a juzgar por los pedidos de mesa que ya se han hecho con anticipación.

Fuente