Prensa

Los bares del centro se recuperan de San Lorenzo. La mayoría de los hosteleros presenta un buen balance


19/08/2011


Los bares y restaurantes de la zona centro de Huesca  se recuperan después de los festejos de San Lorenzo. Muchos de estos establecimientos  cerraron el martes por descanso  después de tantos  días  trabajando duro y otros se fueron de vacaciones. Aun  así, algunos bares  permanecen abiertos y hablan de cómo  les  ha  ido  estos  días en cuanto a afluencia de gente y consumo de bebidas. Alegría Blan lleva muchos  años en el Bar Brasil situado en el Coso Alto y cuenta que ha sido uno de los años más flojos que ha tenido en las fechas de San Lorenzo. "Este año ha ido mal respecto a 2010, la gente ha consumido menos". "Por las noches, a partir de la una de la madrugada, la terraza la teníamos despejada y cerrábamos", añade. "A pesar de todo, los almuerzos han ido bien, la terraza se llenaba y han salvado un poco los  beneficios". "De todas formas esta zona del Coso ha estado muy floja", concluye Alegría. Pero no toda la zona del Coso Alto ha sido floja. Según Javier  Bitrián, dueño del bar Mi Bar, el balance de San Lorenzo ha sido  bueno. "Es cierto que este año  hemos tenido menos gente y sobre todo menos extranjeros, pero la terraza la hemos llenado y  la  gente  que  venía  consumía". "Almuerzos sólo dimos el día 9", agrega Javier, "pero todas las noches hasta las 3 de la madrugada teníamos gente en la terraza".
"Ha ido bastante bien este año, no nos podemos quejar", concluye. Similar  opinión tienen en el Restaurante Flor, situado en los Porches. Manuel García constata que ha sido un buen San Lorenzo. "Hemos  tenido  buena  afluencia de gente y buen consumo. Por las noches se llenaba  la terraza hasta altas horas de la  madrugada". Del mismo parecer es Pepe Almazán, el dueño del Bar Restaurante Puerto Rico, situado en los  Porches. "Este año hemos tenido mucho más trabajo y mucha  más gente". "Hemos llenado la  terraza  las  tardes  y  las  noches  hasta las cuatro de la madrugada", agrega. En cuanto a los establecimientos  situados  en  la  plaza  López  Allué, Roberto Cacho, dueño del  Café Candolias, habla de cómo  les ha ido económicamente: "Este año hemos tenido más gente y más consumo que el año pasado, por lo que económicamente  ha  sido  mejor".  "Nos  ayuda  mucho que la verbena que montan en la plaza López Allué dure  hasta tarde por las noches". "En  cuanto a almuerzos, el día 9 y 10  abrimos y fue un éxito", concluye. Un mítico espacio de la plaza  López Allué es la tienda de ultramarinos La Confianza, que este  año como novedad dispuso un  servicio de terraza para las fiestas de San Lorenzo. María Jesús  Sanvicente es la dueña de esta  tienda y cuenta su bautismo como hosteleros en su primer San  Lorenzo. "Ha  venido  mucha  gente, la verbena que hay en esta plaza ayuda y además venía  gente de todas las edades y de  todos los tipos. Ayuda mucho el  bullicio  que  monta la orquesta  también y para ser el primer año  que ponemos este servicio de terraza nos ha ido bastante bien".  "A todos los de las terrazas de esta plaza nos ha ido bien", afirma.

Fuente