Prensa

La crisis no disminuye la afluencia de oscenses a los diversos cotillones. Buena parte de los bares de la ciudad organizan fiestas en Nochevieja


31/12/2009


Aunque buena parte  de los oscenses prefieran cenar  en familia esta noche, muchos  serán los que luego acudan a alguno de los cotillones que se organizan en distintos puntos de  la ciudad. La crisis parece que no ha echado atrás a los oscenses  y  la  gente  quiere  "pasarlo  bien",  comentó  Carmelo  Bosque, socio propietario del Restaurante Flor y la Taberna Lillas  Pastia. "Da gusto ver cómo los  locales se llenan y la gente quiere celebrar la Nochevieja", dijo.  El equipo de ambos locales trabaja  hoy  para  preparar  alrededor de 425 menús de entre 45 y  36 euros que recogerá la gente a  última hora de la tarde. Algunos  de los que degusten estos platos  quizás acudan luego al Café del  Arte, que por primera vez organiza con aforo limitado un cotillón que por 40 euros garantiza  barra libre, recena y la música a  cargo del dj Xavimar.
Entre las alternativas que ofrecen tres de las peñas, la de La Parrilla, con una carpa situada en la  plaza de toros, ha generado más  interés, ya que ayer habían vendido un millar de entradas y tenían  previsto ampliar el aforo para 200  más. Para controlar el buen desarrollo de la noche, además de seguridad privada, la peña contará  con una decena de personas de la  junta directiva, entre ellas su presidenta, María  Ferrer, y el refuerzo de otros colaboradores.
Un poco menos de asistencia  habrá en la carpa de la peña 10  d'Agosto, en el recinto ferial, que  acogerá a más de 900 personas,  aunque su presidente, Israel Gil,  confiaba en llegar a las 1.000 a lo  largo de hoy. A pesar de ello, dijeron que están "contentos", dada la oferta que hay en la ciudad y la incorporación de la Parrilla,  con un cotillón más barato y en  el centro. Además, les sigue sorprendiendo que sea mayor la presencia de no socios y que muchos  de ellos sigan siendo "fieles" año  tras año.
A mitad camino, en el  Jai  Alai  estarán las más de 600  personas que acudirán a la fiesta  de la peña Alegría Laurentina; un  local que, según la presidenta de  la peña, María Pilar Elboj, "se llena todos los años". A esta oferta  se suma la de la Peña Os Casaus,  cuyos socios cenarán en el local  de  la  avenida  Martínez  de  Velasco y bailarán hasta la madrugada.  Este  año  se  incorporarán  también las personas que lograron una entrada en el sorteo realizado por el Ayuntamiento.
Tampoco se quedan sin organizar  fiestas  especiales  los  distintos bares y pub de la ciudad,  que ofrecen barra libre y recenas  a sus clientes por precios que ronLa Peña 10 d'Agosto apuraba ayer los preparativos en su carpa, dan entre los 20 euros de la sala  Virus y 35, en el caso de la sala  Manhattan  (ésta  reabre  el  local  exclusivamente  para  la  noche),  aprovechando  que  el  Ayuntamiento permite su apertura hasta  las 7,30 de la mañana.
Y  sigue  habiendo  personas  que  no  renuncian  a  pasar  toda  la noche fuera de casa, como las  200 que cenarán por 90 euros en el  Hotel  Montearagón  y  seguirán la fiesta hasta la madrugada  en los salones de este establecimiento. Otros como el Castillo de  San Luis, a 5 kilómetros de Huesca, finalmente han optado por no  celebrar su fiesta porque no han  cumplido sus expectativas de público,  a  pesar  de  lo  cual  tienen  completas  las  mesas  para  Año  Nuevo y el día de Reyes.

Fuente