Prensa

Las fiestas a San Cristóbal


10/07/1929


Anoche empezaron las fiestas con el disparo de bombas reales y concierto en el Bar Flor por la Banda del Regimiento de Valladolid. 
A las diez y media, una rondalla nutridísima, bajo la dirección del eminente músico y paisano señor Asún, rondo a las autoridades y particulares, llevando mucho público, siempre ansioso de escuchar jotas bien cantadas y de recrearse con arrobos regionales cuando rasguea un baturro de cepa una guitarra bien templada.
Hoy día grande. Por la mañana, a las diez, tendrá lugar la bendición de la nueva Imagen del Santo, obra perfecta en cuanto a talla y policromado y salida de los talleres del señor Sacrest, de Olot. Del adorno de la peana se encargaron las señoritas Dpra Abad y Cristobalina Menferré, derrochando buen gusto.
El desfile, que luego ha de verificarse hasta la iglesia de Santo Domingo, promete estar muy vistoso, y en la misa cantada por la Capilla habrá una sorpresa, que seguramente será del agrado de los oscenses. El eminente poeta aragonés señor Gasós, amante de las glorias del terruño, ha tenido la gentileza de escribir un himno que dedica a los automovilistas del Montepío de San Cristóbal, y el ilustrado y competente señor Llatiradó, maestro de la Capilla de la Catedral, se encargó de poner la música, que seguramente será saboreada con delectación por los inteligentes. Dos atenciones estas que son dignas del más sincero reconocimiento por parte de los conductores de automóviles.
Terminada la ceremonia religiosa, continuará el desfile de coches y habrá concierto, banquete y por la tarde, en el Niágara, un festejo para el que se han agotado todas las invitaciones. Los castizos Bayego, Sanz, Losilla, etc., etc., han hecho provisión de árnica para la primera parte del espectáculo y seguramente algunas zapaterías se verán en la precisión de cerrar sus establecimientos por agotamiento de existencias, en vista del calzado que va a romperse en el Niágara y en el Jai- Alai, rindiendo culto fervoroso a la Musa Terpsícore.
Hoy se quemará mucha nafta; veremos mantones de Manila, admiraremos caras bonitas y pensaremos que sólo falta un mes para San Lorenzo.

Fuente